Aprendamos a meditar | Trabajadores de Luz

En la tradición budista, la palabra “meditación” es equivalente a una palabra como “deporte” en el mundo occidental.

Por lo tanto, es una familia de actividades y no una sola cosa. Esto quiere decir que existen diferentes prácticas de meditación y cada una requiere de diferentes habilidades mentales.

Tipos de meditación más comunes

Hay diferentes formas de meditar, y al ser una práctica tan personal, hay probablemente más técnicas de las que sabemos. Pero, específicamente hay un par que son muy comunes. En estas dos son en las que por lo general se centran en la investigación científica.

Atención enfocada

Te centras en una determinada cosa. Por ejemplo: tu respiración, una sensación del cuerpo o un objeto en particular, fuera de ti. El objetivo de este tipo de meditación es centrarse en un punto y cuando tu atención se dispersa, traer tu atención de nuevo a ese mismo punto. En lugar de perseguir pensamientos al azar, simplemente dejarlos ir.

Meditación consciente

Aquí es donde se presta atención a todas las cosas que suceden a tu alrededor, simplemente se observa todo sin reaccionar. La intención no es involucrarse con los pensamientos o juzgarlos, sino simplemente estar al tanto de cada nota mental que se plantee.