¿Qué es la meditación? | Trabajadores de Luz

Mi definición de meditación es: siempre que tu cuerpo, tu mente y tu alma están funcionando juntos en ritmo, es meditación.

—Osho

“La meditación —aquella ciencia cuyo objetivo es la realización de Dios— es la más práctica de todas las ciencias del mundo. La mayoría de las personas desearía meditar si comprendiera el valor de la meditación y experimentase sus beneficiosos resultados. El propósito esencial de la meditación es tomar plena conciencia de Dios, Espíritu Infinito, y de la eterna identidad del alma con Él. ¿Existe acaso algún logro más significativo y provechoso que el de unir nuestras limitadas facultades humanas a la omnipresencia y omnipotencia del Creador? La realización divina confiere a quien medita múltiples bendiciones: la paz, el amor, el gozo, el poder y la sabiduría del Espíritu Infinito.”

—Paramahansa Yogananda

La meditación es la ciencia que enseña a unir de nuevo el alma con el Espíritu Infinito o Dios. Si usted medita con regularidad y profundidad, despertará su alma, es decir, la inmortal y bienaventurada conciencia divina que se encuentra en lo más íntimo de su ser.

meditacion (1)

La meditación es el modo más eficaz de abrirnos al infinito potencial del alma. No es un vago proceso mental de pensamientos o consideraciones filosóficas. Es el medio directo de retirar la atención de las distracciones de la vida y de acallar los turbulentos e inquietos pensamientos que nos impiden conocer nuestro verdadero Ser: la maravillosa esencia divina que somos realmente. Mediante la disciplina de la meditación, aprendemos a concentrarnos en nuestro interior y descubrimos en él paz y gozo inquebrantables.

A medida que se progresa en la meditación, la experiencia de paz y gozo que proviene del alma va siendo cada vez mayor. En los estadios más elevados, el alma percibe su completa unidad con Dios. Éste es el objetivo de la meditación: la extática, supraconsciente y bendita comunión divina, llamada samadhi.

Los beneficios de la meditación son múltiples. Cuando se practica con regularidad, tienen lugar unas transformaciones sutiles en el cuerpo, en la mente y en lo más recóndito de la conciencia. Algunos de esos beneficios se experimentan enseguida; otros van revelándose progresivamente, y tardan algún tiempo en resultar evidentes.